TOP

Cosas que un n̶i̶ñ̶o̶ adulto debe hacer para tener u̶n̶ ̶s̶á̶b̶a̶d̶o̶ una Navidad perfecta

Esta lista está inspirada en el octavo episodio de la primera temporada de Hey Arnold! (octubre de 1996) y pensada para el adulto contemporáneo quién, aunque sólo tenga un par de días de vacaciones en esta temporada, puede osar apachurrar todas estas actividades en un solo día -o tratar de aquí a enero.

Hey Arnold! es una de las mejores series animadas de todos los tiempos; es ingeniosa, inteligente y auténtica; justo como debería ser la televisión para los niños. 

1. Ver todas las caricaturas desde las 6am hasta “Dance Craze”

Tal vez sea la edad, pero cada sábado confirmo que aquel pequeño que se levantaba a las 7a.m. a encender la televisión para ver caricaturas hasta la hora de la comida se ha ido. En su lugar se ha instalado esta especie de juez de contenidos que tiene un puñado de fuentes confiables para recomendaciones de caricaturas para adultos. Escoge tu veneno: 

BoJack Horseman 

En un mundo de humanos y animales humanoides, redes sociales, celebridades y escándalos mediáticos que reflejan nuestra era, BoJack es un actor de sitcom que vive de viejas glorias pasadas y lucha contra múltiples demonios internos, tomando las peores decisiones. A veces es demasiado real que asusta. El humor negro y la sátira es muy al estilo de Daria con un gran componente de diversidad de personajes similar a Ugly Americans. 

F is for Family 

La familia Murphy, encabezada por Bill Burr es una ventana sin filtro de la clase media de los años 70, cuando el privilegio blanco estaba en su clímax. El amor-odio que se tienen los cinco miembros de la familia disfuncional es tan fácil de identificarse que supera el tiempo y los prejuicios; un tiempo cuando era perfectamente aceptable pegarle a los niños, cuando las amas de casa deseaban más de la vida y cuando sus esposo patriarcas las resentían. Tiempos pasados pues. 

Big Mouth 

Masturbación, menstruación, pelos púbicos o eyaculación (que por cierto es el nombre del piloto) son algunos de los temas que esta serie trata con gran humor y crudeza sin despegar los pies de la tierra. La adolescencia en su más grotesca y bella expresión. 

Marvel Knights Animation series 

La serie animada de Black Panther es la joya de esta corona, estrenada en 2010 en Australia. 

La trama sigue a T’Challa antes de que se convirtiera en Black Panther después del asesinato de su padre T’Chaka. El asesino de su padre, Klaw, reúne un grupo de supervillanos (Batroc the Leaper, Juggernaut, the Vatican Black Knight y Radioactive Man) para que lo ayuden a tomar control de Wakanda. 

2. Comer tres tazones de cereal Sugar Chunks 

Lo más cercano a este cereal ficticio sería el buen Cap’n Crunch, aunque Frosted Mini-Wheats o los CINI Minis funcionan perfectamente. Además, puedes agregar un par de plátanos a las porciones para amortiguar la culpa (si es que existe). 

3. Bajar desde la colina más inclinada en la ciudad en bicicleta 

Si algo pudiera resentir aquel niño de los adultos, tal vez sería poder manejar. ¿Qué beneficio tiene tal juventud, imaginación e inocencia comparado con el poder ir a cualquier parte de la ciudad sin tener que pedalear? Si tomamos en cuenta el tráfico y lo incómodo que puede llegar a ser la ciudad, en Navidad y en esta temporada en general existe una calma impresionante. Aprovecha la prácticamente vacía ciudad para ir a visitar a alguna amiga o amigo que viva lejos, es muy probable también que tenga comida de sobra de la cena anterior. 

4. Jugar a la pelota con un niño en el parque  

¡INTERACCIÓN HUMANA! Aunque prácticamente podemos tener sexo desde nuestros teléfonos, para destilar aquella nostalgia decembrina también es importante la interacción humana; uno de los componentes para convertir esta lista -que pudiera ser más un círculo de pereza y autodestrucción- en algo memorable. 

Limitemos este punto a “jugar”, cualquier tipo de juego, cualquier tipo de jugadores. Si algo he aprendido es que mientras más grande sea la ciudad, hay más personas que pasan solas estas fechas que reúnen a la mayor cantidad de personas en torno a una celebración. Ya sea algún juego de mesa con pequeños o grandes, torneo de Texas Hold’em con expatriados o una sesión de partidas de videojuegos. 

Aunque algunos títulos de las franquicias más largas insisten en que son para 1 jugador, he comprobado que comenzar una partida en juegos como Grand Theft Auto, The Witcher o Assasins Creed en pareja son perfectamente funcionales y divertidos; son también un buen ejercicio para jugadores inexpertos o con poca experiencia.  

5. Ir al cine y ver tres funciones seguidas 

Lamentablemente -o no- la permanencia voluntaria en el cine dejó de existir, de cualquier forma sería igual de caótico ir al cine en Navidad, por lo que un Netflix and Chill real, es la mejor forma de terminar la lista, especialmente cuando acaban de agregar Birdman, The Revenant y Gone Girl, y de estrenar Roma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.