TOP

Libertad para Alejandra: activista transgénero

A

mnistía Internacional ha pedido al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos dejar en libertad a Alejandra, activista transgénero de El Salvador por los derechos de la comunidad LGBTTQ, quien se encuentra recluida en el centro penitenciario de Cibola, Nuevo México.

Los ataques y extorsiones por su identidad la obligaron a escapar de su país, El Salvador, en noviembre de 2017 hacia Estados Unidos en busca de asilo. Desde diciembre de ese año, se encuentra encerrada en el centro penitenciario de Cibola, junto con otras mujeres transgénero, quienes se quejan de la precaria atención médica.

Alejandra, de 43 años, defensora de derechos humanos y esteticista, escapó de su país después de soportar agresiones físicas y sexuales por miembros de una banda transnacional y por soldados a causa de su identidad transgénero; ellos la subyugaron desde 2013 hasta 2016.

“El caso es especialmente urgente, dada la muerte reciente de Roxana Hernández, hondureña de 33 años, el 25 de mayo de este año, quien se encontraba bajo la custodia del ICE y estuvo recluida brevemente en el mismo centro que Alejandra”, señala Amnistís Internacional.

De las 12 mujeres entrevistadas por Amnistía Internacional, al menos seis indicaron que el medicamento para combatir el VIH demoraba demasiado en llegar a las nuevas detenidas; también denunciaron la tardanza en proporcionarles hormonas, antirretrovirales y otros medicamentos.

“La detención de solicitantes de asilo sólo debe ser un último recurso, cuando otras alternativas que no impliquen privación de libertad hayan resultado insuficientes o se hayan considerado como tales en el caso de la persona en cuestión”, afirmó Amnistía Internacional,

De acuerdo con Nils Melzer, relator especial de la ONU sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, este tipo de detenciones arbitrarias arrastran consigo malos tratos contra personas vulnerables.

Estos actos realizados por EEUU quebrantan el artículo 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), donde se indica que “Nadie podrá ser sometido a detención o prisión arbitrarias.” Esto sólo podrá hacerse válido si se comprueban los delitos impugnados contra el detenido.

Además de exhortar al ICE para dejar a Alejandra en libertad, Amnistía Internacional ha pedido a sus siete millones de miembros, simpatizantes y activistas de todo el mundo que actúen en su favor.