TOP

El clóset de la bisexualidad

Este 23 de septiembre celebramos el Día Internacional de la Bisexualidad y sólo puedo pensar en una pregunta; ¿por qué es difícil aceptarse o autodenominarse como bisexual?

 

Recuerdo cuando por primera vez investigué temas de diversidad sexual, quería entender eso que llamaban “Comunidad LGBT”; sentía que ahí encontraría las respuestas a todo aquello que para mí era natural, pero -evidentemente- para la sociedad no.  Fue en ese momento que descubrí que la bisexualidad existe, que lo que sentía en mi cuerpo, mente y corazón, era parte de un universo mucho más grande que mis propias inseguridades o preguntas.

 

Les compartiré algunas de las situaciones que alimentaron mis inseguridades y que me generaban ruido al momento de asumirme como bisexual. Situaciones que afortunadamente pueden superarse. Invito a quienes no se asumen como bisexuales a leerlas también, no hay mejor apoyo que las personas que te comprenden y aceptan.

 

¿Te gustan ambos sexos? ¿Cómo?

¿Cómo es posible que puedas enamorarte, mantener relaciones sexuales y formar una familia con ambos sexos? Cuando te identificas como bisexual y lo compartes, la mayoría de las personas asumen que estás en un proceso de autoconocimiento o el famoso “está confundido, es cuestión de tiempo” como si vivieras en una constante pubertad rebelde y desorientada.

 

Algunos otros ni siquiera logran entender a qué te refieres cuando dices “soy bisexual”. Las palabras gay o lesbiana resuenan con más fuerza en la sociedad. Aún falta más visibilidad de aquellos que también representan a la comunidad LGBTQI.

 

El comodín

Si estás con mujeres y hombres gay pues eso eres… gay, pero si estás con heterosexuales eres el héterosexual que ha experimentado por curiosidad. Cuando estás con aquellos que aceptan y comprenden tu preferencia sexual eres lo que eres. Bisexual.

 

Lamentablemente al no recibir comprensión o seriedad de parte de las personas que rodean a las personas bisexuales, tendemos a adaptarnos a cada círculo social; algo que sin duda debemos dejar de hacer porque solo alimenta la ignorancia y el rechazo.

 

Ya tengo pareja, pero no sabe que soy bisexual

Hay muchos estigmas en torno a los bisexuales, uno de ellos es que somos más infieles porque tenemos más “opción en el juego”, esto es totalmente falso; sin embargo, muchas personas aún lo creen y esto les impide animarse o apostar por una relación con un bisexual. Uno de sus principales miedos es a que los engañen o los dejen por alguien del sexo opuesto. Estos estigmas o miedos se logran superar con diálogo y confianza, como todo en las relaciones humanas, pero por favor, no ocultes lo que eres por miedo al rechazo.

Estas situaciones son sólo una mínima parte de las cosas a las que nos enfrentamos las personas bisexuales cuando nos asumimos ante la sociedad como tal. La aceptación comienza en uno, siéntete orgulloso de quien eres, y si tienes amigos o familiares parte de la comunidad LGBT, apóyalos e infórmate. Abramos conversación.

 

“El mundo es plural, aunque a muchos no les guste. Y una mirada amplia, flexible, respetuosa –lo que no significa estar de acuerdo completamente con todo lo diferente– es lo que hace falta para comprender el entorno en el que vivimos.”

– Gabriela Pedranti, Comunicación, cultura y sociedad.

Texto por Sharon Delgadillo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.