TOP

HISTORIAS

La primera vez que alguien me dijo joto estaba en la primaria, y no fue por decir que me gustaba otro niño, ni si quiera pensaba en niños o niñas.

Lo que hace una mujer enojada es poner su cara de felicidad cuando en realidad está bien encabronada.

La violencia se filtra en tu vida como la humedad se mete a una casa

Tenía unos 11 o 12 años, Messenger estaba en su mejor momento, podías mandar stickers y zumbidos.

Ella me enseñó tantas palabras raras del idioma "chilango" que aún las oigo y me causan gracia.

Imagina que la persona que te hace reír es también la que más te hace llorar.

¿Cuántos sapos han besado y han resultado ser… sólo sapos?

Mis amigos, nunca deben de enterarse que la vocecita, a veces, es un grito.

El árido mundo del futbol se mantiene en la burbuja de machismo, homofobia y racismo